History
Icon-add-to-playlist Icon-download Icon-drawer-up
Share this ... ×
...
By ...
Embed:
Embedded player size:
Embedded player preview:
CUENTOS MEDICINALES PARA MUJERES 13 - CHRISTIAN ORTIZ VELARDE
February 05, 2010 01:26 PM PST
itunes pic

5 FEB 2010
CONFERENCIA INT

CUENTOS MEDICINALES PARA MUJERES 12 - CHRISTIAN ORTIZ VELARDE
January 29, 2010 01:49 PM PST
itunes pic

Los cuentos son una medicina”. Así de rotunda se expresa Clarissa Pinkola Estés, psicoanalista norteamericana de la escuela jungiana, refiriéndose naturalmente, a los cuentos de tradición oral. Esta escuela a través del concepto de arquetipo, ha desarrollado una potente intuición inicial de Freud, según la cual es posible establecer relaciones entre el mito, el sueño y la historia de la civilización; también entre el inconsciente colectivo y el individual. El reto de los cuentos medicinales estriba en saber interpretar cada cuento como si fuera un sueño persistente de la humanidad en su conjunto.

La lectura de cuentos nos ayuda a autodescubrirnos y encontrar nuestro lugar en el mundo.

Desde tiempos inmemoriales, los relatos se han utilizado para el desarrollo emotivo de las personas, pues contienen claves poderosas que nos ayudan a ver la vida desde ángulos insospechados. Podemos ser el rey o la reina, la heroína o el héroe, el hada o el mago según el conflicto que nos toque resolver en cada lugar y momento.

“Princesas, brujas, ogros, gigantes, reyes y héroes son arquetipos ocultos de nosotros mismos. Bajo su apariencia infantil, los cuentos transmiten, a quienes tienen oídos para oír, ojos para ver y corazón para sentir, una experiencia transformadora a la que ha recurrido el ser humano en todos los tiempos para aprender a conocerse mejor, para encontrar el lugar que le corresponde en el mundo y para evolucionar en los planos superiores de conciencia”.

Así lo asegura el psicoterapeuta francés Jean Pascal Debailleul, especialista en el poder de autodescubrimiento y transformación de las fábulas tradicionales, y coautor de Vivir la magia de los cuentos. Debailleul, en conjunto con el investigador de mitos y leyendas Edouard Brasey, proponen El gato con botas, clásico de Charles Perrault, para “reanimar la fuerza del espíritu”. Este relato es apto para leer en el caso de que experimentemos cierta torpeza, dificultad para ver claros nuestros anhelos o un impedimento para realizar cosas en la vida; también cuando necesitemos reanimar nuestra inteligencia e imaginación, a fin de despertar el placer de vivir y la alegría de contar con los demás.

También recomiendan Los músicos de Bremen para “encontrar el sentido de la vida”, en el caso de que sintamos que nuestra existencia es absurda y nos preguntemos para qué estamos en este mundo. Piel de asno o El espíritu de la botella son indicados para la práctica de la imaginación activa, y El sastrecillo valiente, de los hermanos Grimm, para aprender a sacar partido de las adversidades, entre otros.

Caperucita Roja por su parte, debe recorrer el bosque (que es la vida) donde encuentra al lobo (los múltiples peligros y acechanzas) para visitar a su abuelita (la sabiduría de los ancestros). Es devorada, junto a su posibilidad de sabiduría, por el lobo, por la vida. Sin embargo algo late en ella, al igual que en aquella Sofía de los gnósticos asediada por la oscuridad, y por ello recibe ayuda encarnada en el cazador (la fuerza Superior) que la salva a ella y a la abuelita.

Los cuentos son episódicos. No tienen un auténtico final. Igual que ocurre en nuestra vida real, vivimos en una historia interminable.

En la vida real se nos da una oportunidad y luego otra y otra. Al final, damos con la manera de recuperar el manto mágico, adivinamos cómo hacer para ponernos la capa de invisibilidad y hallamos por el camino de nuestra propia vida

CUENTOS MEDICINALES 11 - CHRISTIAN ORTIZ VELARDE
January 22, 2010 01:31 PM PST
itunes pic

MADRE E HIJA: RELACIÓN COMPLEJA

Amor-odio, aceptación-rechazo, alejamiento-acercamiento, son sentimientos que caracterizan, con mayor o menor intensidad, al vínculo más profundo que existe en la vida de toda mujer, la relación con su madre.
La idolatramos de niñas, la aborrecemos en la pubertad, nuestra enemiga en la adolescencia y, si todo marchó más o menos bien, la comprendemos y valoramos de adultas, acercándonos más a ella.
Pero el tiempo pasa y llega el momento de preguntarnos: ¿qué sucede cuando se es madre? En la mayoría de los casos, cuando ha habido una buena relación, ésta se estrecha aún más, es un momento de acercamiento y de reencuentro, nos damos cuenta de la complejidad que representa “hacer” personas, criar seres humanos. Sin embargo, una mala relación ocasiona un daño muchas veces irreparable.
La relación madre-hija se encuentra casi siempre en los límites; es indefinible e inalienable. Es diferente, incluso, entre hermanas. Como todo vínculo en crecimiento, es mutante: transforma y se transforma. Es necesario darnos la oportunidad de revisarla y, de ser necesario, modificarla o transmutarla en otra cosa.
Las mujeres construimos en dicha relación nuestro “yo” y nuestra identidad femenina. Por ello, cuando la madre muere y la hija teniendo aún los 15 años y en donde no hubo una figura fuerte sustituta, queda un agujero en el alma. Sin embargo, hay sucesos que aparentemente no son tan trágicos y que pueden ser tan funestos como la pérdida de la madre.
La psicóloga Inés Arribillaga, que, entre las diversas actividades que realiza, trabaja talleres de madres e hijas, nos plantea diversas situaciones, a las que por cierto llama “malas historias”:

a) El abandono, la ausencia o la indiferencia de la madre en forma permanente.
b) La competencia constante con la hija.
c) La intromisión constante en la vida de la hija.
d) Los vínculos “vampíricos” donde la madre vive a expensas de la hija.
e) La descalificación.
Revisemos cada una de ellas:
El abandono, la ausencia o la indiferencia de la madre en forma permanente, el olvido de sus obligaciones o el descuido impiden que se dé la “simbiosis” natural de la hija con la madre; es decir, el vínculo de intimidad, de confianza básica, de desvanecimiento de los límites personales en las primeras etapas del desarrollo humano. Gracias a ella, existe posteriormente diferenciación e individualización. Si no hay madre (real o sustituta), esa experiencia de ser amados incondicionalmente, de ser uno con otro, no existe y luego la buscamos de la peor manera, pagando el precio que nos pidan. Cabe mencionar que los motivos por lo que este abandono se dé pueden ser múltiples: depresión, trastornos psíquicos, situaciones críticas (migraciones, accidentes, pérdida de la libertad), turbulencias familiares, drogas, alcoholismo, etc., que provoquen una desconexión y la pérdida del contacto genuino o profundo.
La competencia constante con la hija, el compararse siempre con ella y demostrarle que es más inteligente, más deseable o más bella, según sea el valor que predomine en el otorgamiento del poder; reclamos incesantes, ataques a la felicidad de la hija, planteos de rivalidad con el padre, entre otros, provocan que se establezca desde la madre una polaridad de buena-mala que prevalece a lo largo de toda la relación, desencadenándose la envidia y los celos entre ambas. Asimilar esta rivalidad y envidia de la madre es difícil, no siempre se hace de forma consciente, pero, al ocupar más espacio que otros aspectos de la vida, tiene indudablemente un efecto destructivo.
La intromisión constante en la vida de la hija se da debido a que la “simbiosis” no se rompe y no se tolera que la hija cuestione o rompa con la forma en que se da la relación. Las consecuencias son el infantilismo crónico, la inmadurez. Es la madre sobre protectora, solícita hasta el aturdimiento, la que todo resuelve, hasta la mínima dificultad, fóbica a todo lo nuevo (amistades, actividades fuera del entorno más cercano, ideas). Se “desvive” por su hija; no tiene vida propia y por ello vive la de la hija. Por su parte, ésta cree no poder vivir sin la madre, la trae a su casa o vive con ella;, es exageradamente miedosa.
Paradójicamente, la hija crece y se desarrolla con la desaparición de la madre, o cuando decide expulsarla o relegarla a un rincón de su vida.
Los vínculos “vampíricos” —donde la madre vive a expensas de la hija— pueden darse porque la madre tiene a la hija de rehén escudada en una enfermedad psíquica o somática real o fantaseada. Son madres débiles, dependientes; depositan en la hija deberes o responsabilidades que ellas no asumen (cuidado de otros hijos, de enfermos, de sus padres, etc.). La capacidad de la hija se magnifica, pues desde muy temprana edad debe hacer frente a grandes problemas y situaciones, hacerse cargo de otros, mantener la organización doméstica, sostener emocionalmente a los padres. Se le culpa ante cada oportunidad de vida independiente con otra persona.
Este nivel de exigencia para la hija la priva de vivir su niñez, la convierte en modelo de vida de sacrificio y sobre adaptación, lo que provoca en ella serias afecciones psicosomáticas.
La descalificación, la crítica constante por exigencias desmedidas en diferentes áreas de desempeño (escolar, comportamiento, inteligencia, aptitudes, belleza, amistades, etc.), provocadas, la mayor parte de las veces, por la insuficiente valoración personal de la madre que se proyecta en la hija, atrofia la autoestima de la hija, haciéndola sentir insegura, poco valiosa.
Todos estos tipos de relaciones son inalienables; es decir, se dan en mayor o menor medida en el vínculo que se establece entre madre e hija; la intensidad o estereotipia de alguno de los rasgos, en el sentido de no poderlos reconocer y se impida la capacidad de cambio y evolución, hará más o menos saludable la relación.
Las “buenas historias”, haciendo referencia a Arribillaga, son aquellas que, pasando por innumerables vicisitudes de amor, aceptación, encuentros y desencuentros, logran crear condiciones de aprendizaje para ambas partes y de confianza en los propios alcances.
Para maternar se requiere de una alta capacidad de entrega, de discernimiento entre las propias vivencias y las de los hijos, de conciencia de las diferencias entre éstos y sus distintas necesidades físicas, psicológicas y espirituales. Y, aun así, se transitará siempre por situaciones donde por un lado estarán los juicios de valor cultural que nos indican cómo se es una buena madre y por el otro nuestra naturaleza humana, nuestros problemas y contradicciones, nuestros sentimientos.
Será más fácil lograr el equilibrio desarrollando nuestro sí mismo, ese sí mismo que se formó en el estrecho contacto con nuestra madre, con su amor y cuidados. Dejemos que viva lo que nos diferencia de nuestras madres sin borrar lo que nos hace semejantes a ella. Reconozcamos nuestro origen, veamos en nuestras madres a una mujer, con todo lo que ello implica, y enseñemos a nuestras hijas —si las tenemos— a vernos como tales. La relación entre madre e hija puede ser una de las más hermosas que experimentemos en nuestra vida, y es una de las más intensas, profundas y complejas del ser humano.

CUENTOS MEDICINALES PARA MUJERES 10 - CHRISTIAN ORTIZ VELARDE
January 15, 2010 01:07 PM PST
itunes pic

Melissa "La necesidad de libertad"
15 de Enero 2010
Cuento medicinal “Melissa”
Cuento medicinal que habla de la necesidad de la libertad, las envidia de la madre oscura (vínculos destructivos madre-hija) .
La sobreprotección que algunas mujeres viven o vivieron es una torre sin salida, su único escape es “liberarse” y vagabundear a ciegas para experimentar la vida por si mismas, ya que nadie aprende en carne ajena.

“Para muchas personas tener dominio y poder sobre otro, es el unico recurso ante la propia flaqueza y debilidad que posee.”

CUENTOS MEDICINALES PARA MUJERES 9 - CHRISTIAN ORTIZ VELARDE
January 08, 2010 01:25 PM PST
itunes pic

CUENTO LA JOVEN KATY
8-ENE-2010

CUENTOS MEDICINALES PARA MUJERES 8 - CHRISTIAN ORTIZ VELARDE
December 11, 2009 01:32 PM PST
itunes pic

Cuentos sobre el instinto la sexualidad sagrada y la libertad
BAUBO, LA DIOSA DEL VIENTRE:
Cuando Persefone fue raptada por Hades, su madre Demeter -la gran diosa de la fertilidad- la buscó por cielo y tierra, en vano. Desgreñada, sucia y despechada, la gran diosa maldijo al mundo y ya nada volvió a renacer. Un día se le apareció una bailarina prodigiosa: no tenía cabeza, sus pezones eran sus ojos y su vulva era su boca. Empezó a contarle a Demeter chistes y bromas sexuales subidas de tono, hasta que la Diosa empezó a reír como loca. Finalmente salió de su furia y depresión y perdonó al mundo.
UNA EXCURSION A RUANDA:
El general Eisenhower iba a visitar a sus tropas en Africa y el gobernador preparó un recibimiento con las nativas al borde de la carretera. Las obligaron a vestirse pero ellas sólo se pusieron las faldas, quedando con los pechos al aire. No sabían qué hacer, pero la anciana de la tribu tranquilizó a los militares diciéndoles que las haría cubrirse. Así fue: cuando el jeep del general avanzó por el medio, una a una las mujeres se fueron levantando graciosamente la parte delantera de la holgada falda para taparse la cara con ella. Falda bajo la que nada llevaban.
Recuperando una Sexualidad Sagrada

El calor de una mujer no es un estado de excitación sexual sino un estado de intensa consciencia sensorial que incluye, pero no se limita a, su sexualidad.

Lo sagrado y lo sensual habitan muy cerca el uno del otro dentro del psique, pues ambos son traídos a la atención mediante un sentido de asombro, no intelectualizando sino experimentando algo a través de las vías físicas del cuerpo, algo que momentánea o eternamente —ya sea un beso, una visión, una carcajada o lo que sea— nos cambia, nos sacude, nos lleva a la cima, alisa nuestras líneas, nos da un paso de baile, un silbido, una verdadera explosión de vida.

Cuando la risa ayuda sin causar daño, cuando la risa aligera, vuelve a alinear, vuelve a ordenar, reafirma el poder y la fuerza, ésta es la risa que genera salud. Cuando la risa hace a las personas sentirse felices por estar vivas, contentas de estar aquí, más conscientes del amor, intensificadas en el eros, cuando les quita la tristeza y las arranca del enojo, eso es sagrado. Cuando las vuelve más grandes, mejores, más generosas, más sensibles, eso es sagrado

CUENTOS MEDICINALES PARA MUJERES 7 - CHRISTIAN ORTIZ VELARDE
November 27, 2009 01:22 PM PST
itunes pic

EL HADA AZUCENA
27 NOV 09
AUTESTIMA Y BELLEZA INTERIOR

CUENTOS MEDICINALES PARA MUJERES 6 CHRISTIAN ORTIZ VELARDE
November 13, 2009 01:31 PM PST
itunes pic

13 NOV 09
INVITADO ESPECIAL
1er. ENCUENTRO ESTATAL DE MUJERES Y FEMINISMO

CHIHUAHUA, CHIH

DEL 20 AL 22 DE NOVIEMBRE DEL 2009.

Las mujeres organizadas del Estado de Chihuahua pertenecientes a diversos grupos reivindicativos, de derechos humanos y feministas. Herederas de la lucha de mujeres que ofrendaron su tiempo, esfuerzo y hasta la vida por la construcción y vigencia de los derechos humanos y en particular los de las mujeres; preocupadas por la situación de violencia en nuestro Estado, particularmente por la violencia de género y feminicida

Nos reconocemos ciudadanas plenas y ofrecemos lo mejor de nuestras capacidades para avanzar hacia la solución de problemas sociales, económicos

y políticos que impiden la igualdad de oportunidades y el desarrollo pleno de todas las personas.

Luchamos porque en este Siglo XXI los valores de Justicia, Igualdad, Libertad, Solidaridad y Paz sean una realidad para toda la sociedad.

Soñamos con un mundo diferente, presente y futuro, de armonía, tolerancia hacia las diferencias y respeto tanto a la dignidad de todas las personas como al medio ambiente.

Estamos convencidas que, con voluntad social y política, es posible deconstruir creencias y estructuras que violan los derechos humanos y generan sufrimiento, para construir juntos, mujeres y hombres, un mundo más justo, equitativo y feliz

Por todo esto hemos decidido convocar al:

PRIMER ENCUENTRO ESTATAL DE MUJERES Y FEMINISMO. Los días 20,21 y 22 de noviembre del 2009

CUENTOS MEDICINALES PARA MUJERES 5 - CHRISTIAN ORTIZ VELARDE
November 06, 2009 01:13 PM PST
itunes pic

LA BELLA DURMIENTE 6 NOV 2009

CUENTOS MEDICINALES PARA MUJERES 4 - CHRISTIAN ORTIZ VELARDE
October 30, 2009 02:35 PM PDT
itunes pic

CAZANDO BRUJAS 30 OCT 2009

Previous Page  |  Next Page